header-05

La Argentina necesita un plan confiable para conjurar el flagelo del desabastecimiento energético

La AADL puede aportar a la crisis de la energía

La Asociación Argentina de Luminotecnia, AADL, organización técnica de bien público, fundada en 1966, quiere expresar en forma pública su posición respecto de la actual coyuntura energética argentina, concientes de que ésta ha rebasado el contexto de los técnicos para devenir en un problema, ante el cual el ciudadano común no puede ni merece estar ajeno.

La iluminación tiene un rol principal en esta cuestión por dos motivos. En primer lugar, gran parte de la generación eléctrica argentina (26%) se disipa en los circuitos de luz, por otra parte, con medidas de eficiencia energética se podría ahorrar la mitad de la energía que actualmente usamos en iluminación. Pero, “propender a la eficiencia energética no es una actividad coyuntural, sino de carácter permanente de mediano a largo plazo”, tal como expresa el decreto de necesidad y urgencia Nº140/07 que esboza medidas importantes en cuanto al potencial de ahorro en iluminación. Coincidiendo plenamente con esta aseveración reclamamos que el Estado Argentino no haya tomado a su debido momento medidas de fondo, y reaccione en forma tardía. La obligación es, ante todo, conjurar el peligro de una demanda abastecida por un sistema llevado al límite de su capacidad, por los riesgos que ello representa para la economía nacional, y el bienestar de los ciudadanos.

Hay que sincerarse de que la presente situación no es coyuntural, sino consecuencia de un conjunto de factores absolutamente previstos y conocidos por los técnicos y especialistas de distintos ámbitos, incluyendo los de la Secretaría de Energía (SEE). Reconocemos los esfuerzos de la SEE poniendo el práctica, entre otros proyectos, el programa de etiquetado en eficiencia, no obstante, la proyección de la presente situación tiene al menos 3 años, cuando el crecimiento de la demanda de energía eléctrica vaticinaba la necesidad de inversiones en equipamiento de una envergadura que, hasta el momento, no se avizora.


El programa anunciado por la Sra. Presidente con fecha 20 de Diciembre y puesto en vigencia mediante el decreto 140/07, pareciera un cambio de actitud del gobierno que contiene un fuerte aviso a la población. Sin embargo, aunque aplaudimos la contundencia y energía de las medidas, tenemos duda de que sean las adecuadas, tal como exponemos en los siguientes puntos.

Dudas sobre el programa de sustitución de lámparas incandescentes La medida de sustitución de lámparas incandescentes por fluorescentes compactas puede resultar beneficiosa, tal como ha ocurrido en muchos países, pero mantenemos nuestra en reserva en cuanto a la implementación de dicho programa, puesto que el estado argentino no ha suministrado ninguna información sobre los procedimientos de selección de proveedores, marcas y calidades de lámparas.

Otros países que han implementado este tipo de programas han realizado una selección de proveedores, por un procedimiento público y transparente, ofreciendo a los consumidores garantías de entre 9 y 24 meses para las lámparas que les vendían. Ellos es así por que hay una gran dispersión de calidad. De acuerdo a informes técnicos procedentes de China (país que acapara el 80% de la producción mundial), la dispersión de calidad y precios en lámparas de bajo consumo tiene un rango que va desde los 2,50 dólares por unidad para la mejor calidad hasta 0,50 dólar unitario para las lámparas de baja calidad.

¿Qué tipo de lámparas compró o comprará el estado argentino? Todo induce a suponer que se ha subestimado los problemas de calidad comunes a este tipo de tecnologías, puestos de manifiesto en sendos ensayos de calidad realizados en el mercado argentino por la organización de consumidores, ADELCO (2005) y otro por el INTI (2006). De resultar que las lámparas involucradas no sean de la calidad adecuada, se perderá la confianza de los consumidores en este tipo de tecnología, rehusándose a adquirirlas en el futuro.

En un contexto de bajo precio de la energía, la eficiencia energética difícilmente resulte en ahorro de energía. Según diversos estudios realizados a nivel internacional, la combinación de eficiencia energética y bajo precio de la energía, actúan como un incentivo del consumo, al resultar aún más baja la facturación de energía. Algo de esto se ha visto con el fantástico aumento de las ventas de equipos de aire-acondicionado de los últimos años. Así, lo que se ahorre en iluminación será utilizado para la compra de electrodomésticos, celulares, televisores, etc. lo que conllevará a un incremento aun mayor en el consumo.

No debería descartarse el compromiso social de los ciudadanos Reclamamos que no se haya apelado abiertamente y sin eufemismos a la solidaridad ciudadana, subestimándose su capacidad en la disminución del consumo energético residencial. ¿Se presupone acaso que el ciudadano no está en condiciones de asumir un rol activo y solidario en esta coyuntura? Es sano que el estado requiera sacrificios a la población y, en este caso, imprescindible. El sacrificio de hoy puede evitar situaciones dolorosas de mañana.

Una crisis de desabastecimiento debe ser evitada a toda costa por los nefastos efectos que tendría sobre el bienestar de los ciudadanos, especialmente los más desprotegidos. La iluminación puede contribuir decisivamente en lograr los ahorros de energía que permitan encarar soluciones de fondo, sin transitar por escabrosos caminos del desabastecimiento. La AADL considera que esta coyuntura merece un plan de mediano plazo, que sea debatido públicamente y se fundamente en un correcto diagnóstico técnico. Apelamos al sentido común y a la solidaridad de gobernantes y gobernados para esto se materialice con la premura que las circunstancias lo están exigiendo.


Comparte esta Nota:
Bookmark and Share

No comments yet

Leave a Reply





XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Mas Vistos

Stats

eXTReMe Tracker