header-01

Luminotecnia N 129

La BIEL 2015, en la bisagra argentina

Cuenta el exquisito escritor francés Paul Claudel (1868-1955), en uno de sus libros, que dos enormes robles se alababan entre sí porque se sentían poderosos en el bosque; luego de un tiempo, el uno serviría de leña y el otro formaría parte del casco de una goleta que haría la guerra a los turcos. Quiso decir con esto que nada es para siempre ni aun para el más poderoso y seguro.
En esa encrucijada nos encontramos parados los argentinos; el próximo 25 de octubre están convocadas las elecciones generales. El nuevo gobierno que asumirá en diciembre encontrará un país en medio de una compleja situación económica, social y financiera y -cualquiera sea su signo- se verá forzado a tomar medidas drásticas que afectarán a todos. Ciertamente que se avecinan cambios fundamentales; estamos en esos momentos “bisagra”, en donde la historia da un giro y nada vuelve a ser como antes. No somos como los árboles y deberíamos poder adelantarnos, adaptarnos a estos cambios si no queremos terminar de leña. Pero no se trata solo de sobrellevar estas mudanzas, sino de salir fortalecidos… nunca la frase de Claus Möller fue más apropiada: “Cuando soplan vientos de cambio, unos buscan refugios y se ponen a salvo y otros construyen molinos y se hacen ricos”.
En tal contexto se realizará los días 15 al 19 de septiembre, en predios de la Sociedad Rural, la Bienal de la Industria Eléctrica y Luminotécnica y el 14º Congreso Técnico Internacional, conocidos como “BIEL”. No puedo dejar de relacionar este evento con la situación de nuestro país y los cambios que se avecinan, de cara a los comicios de octubre. Es oportuno reconocer que la Bienal es -por lejos- el evento más importante del sector, a juzgar por los volúmenes de expositores y visitantes, por la calidad y cantidad de la tecnología mostrada. Se trata de un espacio inmejorable para concretar nuevos negocios y afianzar vínculos con clientes, para tomar contacto con todas las novedades y primicias del sector. En esta oportunidad, además de la imponente exposición, se llevará adelante un amplio programa académico, incluyendo seminarios y conferencias con oradores de gran prestigio nacional e internacional. Nuestra Asociación Argentina de Luminotecnia (AADL) ha sido -desde los orígenes de la BIEL- su auspiciante y organizador principal. Ciertamente todos aquellos que se preparan para afrontar los cambios venideros, que no quieren ser leña y que se preparan a construir molinos no podrían hallar un escenario más inspirador. Mientras se hacen ricos, disfruten de la BIEL y de este número de nuestra revista Luminotecnia.

Dr. Ing. Leonardo Assaf
Vicepresidente de AADL

Luminotecnia N 128

La luminotecnia y la electrónica

Hace once años, en 2004, tuve la oportunidad de participar de Luxamérica, que en esa oportunidad se realizó en Lima, Perú. Además de disfrutar de la hospitalidad de los peruanos y de esas charlas informales que tanto enriquecen este tipo de congresos, recuerdo que una importante cantidad de científicos contaba por entonces las investigaciones que estaban realizando sobre la aplicación de leds en la iluminación general, asegurando que dentro de cinco a diez años a partir de entonces esa fuente iba a reemplazar a todas las formas de iluminación artificial conocidas por ese entonces.
Hoy vemos que, si bien el pronóstico no se ha cumplido en lo que respecta al tiempo de desarrollo, no dudamos de que estamos en camino de verlo cumplido en lo que respecta al resultado, y más aún, estamos descubriendo día a día aplicaciones dinámicas, imposibles con las fuentes tradicionales.
El led es una nueva forma de generar la luz que generará diferentes efectos económicos, ecológicos y energéticos, como también la posibilidad de efectos dinámicos y alcances todavía desconocidos, pero los efectos de la luz sobre el ser humano no parecen depender del origen de la luz sino más bien de su composición.
Una novedad que aporta la llegada del led es que, por ser un producto que viene de la electrónica, invita a mucha gente conocedora de esa técnica a incursionar en la iluminación, pero notamos que muchas veces llegan sin el más mínimo conocimiento sobre luminotecnia. Si bien la forma de generar la luz desde un elemento de estado sólido difiere físicamente de la generación por incandescencia, por fluorescencia o por emisión de gases con los electrones alterados, cuando la luz llega a los objetos que ilumina, y luego a los ojos del observador, lo hace en las mismas condiciones que las fuentes tradicionales, y para poder predecir el comportamiento de una instalación, antes de realizarla necesitamos lo mismo que antes: información fotométrica y colorimétrica. Poco a poco aquellos que probablemente quedarán en el mercado una vez pasado este furor inicial van entendiendo el proceso, realizan fotometrías y evaluaciones reales de vida útil y depreciación luminosa.
En la AADL están las personas que conocen de luminotecnia, de modo que invitamos a quienes vienen al mercado de la iluminación desde la electrónica a acercarse a la asociación, para intercambiar conocimientos y enriquecer a ambas partes, convergiendo hacia nuevas formas de iluminar.
Cuando lean esta revista, verán que las nuevas instalaciones se hacen en forma exclusiva con leds, al menos las que nuestros colaboradores quieren mostrar, pero verán que los otros factores también están presentes, tales como la gestión de la energía y los efectos de la luz sobre la salud. Espero que la disfruten.

Hugo Allegue
Coordinador editorial

Luminotecnia N 127

Año Internacional de la Luz

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó en su LXVIII sesión el año 2015 como Año Internacional de la Luz y de las Tecnologías Basadas en la Luz, como nos informan en www.io.csic.es. Dicha resolución cuenta con el patrocinio de 35 países. Mediante dicha decisión, la ONU reconoce la importancia que la luz y las tecnologías basadas en la luz tienen en la vida de los ciudadanos del mundo, en el desarrollo de la sociedad y en los retos a los que se enfrenta la humanidad.
La luz juega un papel fundamental en nuestra vida cotidiana. Ha revolucionado, entre otros aspectos, la medicina o la manera de fabricar productos y ha posibilitado el desarrollo de Internet.
En la Argentina, se conformó el Comité Argentino para la Celebración Internacional de la Luz (CAIL) con el espíritu lo más amplio posible. CAIL esencialmente coordina y difunde las actividades del IYL (“Año Internacional de la Luz” en ingles) en nuestro país, de modo que desde ya están absolutamente abiertos a coordinar cualquier actividad que se proponga, como así también a difundir las acciones que se desarrollen. En particular se invita a que los interesados en el tema envíen sus propuestas de charlas de divulgación para que las suba y difunda el CAIL a través de la pagina web www.2015luz.com.ar.
Dentro de ese mismo espíritu, desde la Regional AADL Centro -Córdoba- se ha propuesto difundir todas las actividades que se realicen en el país. Por ese motivo invitan a que se les envíen las actividades que en cualquier ámbito se vayan programando. Las mismas serán subidas a la siguiente página, que invitan visitar: www.iyl2015aadlrc.wordpress.com
Como ejemplo, tengo el agrado de informarles que la Comisión Directiva de A. Co. Bi. -Asociación de Colegios Bilingües- ha invitado a 120 alumnos de ocho colegios a participar de la jornada de exposición, debate y reflexión “María Emilia Paul de Greene”, que se realizará el día 2 de junio en el Washington School de la ciudad de Buenos Aires. El tema que se convoca en esta ocasión es “La luz” como participación en este año tan especial, para que los alumnos elegidos aumenten su interés por la misma y los fenómenos que se producen.
Como presidente de la AADL invito a los lectores a que se unan a este esfuerzo internacional y logremos iluminaciones más hermosas y eficientes, que es en definitiva el objetivo final de esta movida.

Ing. Luis Schmid
Presidente de AADL

Luminotecnia N 126

Notable aporte de la tecnología de iluminación a la sustentabilidad y la economía argentina. En defensa de las LFC

 

En la ciudad de Juiz de Fora, Estado de Minas Gerais, a 180 kilómetros de Río de Janeiro se realizó con éxito total, el pasado mes de diciembre, la Luxamérica 2014. Desde 1992, doce Luxamérica la precedieron, alternándose San Pablo, Buenos Aires, Valparaíso, Lima, Montevideo y Cartagena de Indias. Luxamérica es única; no hay ninguna otra reunión de ingeniería de iluminación que tenga este carácter regional, aunque cada vez atrae más interesados de otras regiones, incluida Europa. Hecha cada dos años para el intercambio de temas de iluminación entre expertos de diferentes países, con sus diferencias pero con un sello común que identifica una región y favorece el intercambio y la discusión.

Muchas vicisitudes tuvieron que sortearse para materializar este evento, y me constan los padecimientos de su coordinador, Elvo Calixto Burini, de la Universidad de San Pablo. Con la economía brasilera exhausta por los gastos de organizar el campeonato por la copa mundial de fútbol, que involucró desembolsos y aportes del sector privado, los sponsors de este tipo de evento, principalmente de la industria y el comercio de iluminación, se mostraron reacios a apoyar… ¡Otra cosa habría sido si el equipo local se hubiera alzado con la copa! Este inesperado, pero previsible, déficit financiero puso en riesgo de realización al congreso, originalmente pensado en la ciudad de Guarujá (estado de San Pablo), con hermosas playas. La situación pudo salvarse asociándose Luxaméricacon la feria internacional del automatismo, Induscon, apadrinada por la organización internacional IEEE, más el apoyo de la Universidad Federal de Juiz de Fora. Así, compartiendo gastos e infraestructura, el evento se realizó en plenitud.

He sido participante asiduo de Luxamérica y, pese a la baja concurrencia -unos 85 trabajos técnicos-, la de Juiz de Fora fue una de las mejores que viví por el nivel de los trabajos presentados y por el intercambio; calidad sobre cantidad. La delegación argentina, con casi veinte participantes, fue la más numerosa; muy cerca nuestro, la colombiana. Lo mejor de todo: la participación de jóvenes -deberíamos llamarlos “la generación led”- que, como a las lámparas clásicas, pronto nos reemplazarán, mostrando enfoques innovadores sobre los problemas de la iluminación. ¿Cómo será la luminotecnia del 2020? ¿cuándo ocurrirá el break point, el momento en que los ledes reemplazarán a las lámparas convencionales, cinco, diez años? ¿cómo reaccionará el mercado? ¿cuáles serán los parámetros que definirán calidad de productos en instalaciones? América se atreve a plantear sus problemas y propias soluciones…

Al cierre del evento, se proyectó un video con la presentación de la organización de la XIV Luxamérica, a realizarse en la ciudad de La Serena, Chile, en 2016, mientras que Ecuador quedó como firme candidato para albergar la XV Luxamérica, en 2018.  Dos párrafos voy a dedicar a estos países. Chile encara con seriedad una novedosa normalización sobre preservación de cielos nocturnos de la contaminación lumínica, pues alberga con orgullo a los más grandes observatorios astronómicos mundiales. Ecuador es un país emergente en cuanto a la atención del Estado hacia la problemática del alumbrado, habiendo avanzado en estos últimos años construyendo un laboratorio fotométrico, el primero de su tipo en el país, al punto que ya se anima a postularse como sede de Luxamérica. Por nada del mundo me pierdo ninguno de estos eventos, quiero saber qué es lo que acontece en nuestro bendito continente, antes que la generación led me reemplace.

Dr. Ing. Leonardo Assaf
Vicepresidente de AADL

 

Luminotecnia N 125

El uso del led sigue avanzando

Viendo un programa de preguntas y respuestas en televisión me enteré que la Real Academia Española de la Lengua estableció que el plural de LED es ledes. Posiblemente un dato menor para quienes trabajamos en la luminotecnia, pero que muestra que su presencia es cada día mayor. Prácticamente no se desarrollan otro tipo de fuentes y el desafío actual es el desarrollo de nuevas formas de iluminar, nuevas luminarias, nuevas definiciones de fotometrías, aplicaciones dinámicas en iluminaciones de todo tipo, ledes de mayor potencia unitaria y vaya a saber cuántas cosas más que ni siquiera se nos han ocurrido hasta ahora, pero que con el tiempo irán apareciendo. Se hace camino al andar, decía el poeta. Lo que no ha cambiado desde hace tiempo es la tendencia de la comunidad luminotécnica a desarrollar productos de mayor duración, con  mejores características cromáticas y, como siempre, mayor eficiencia energética, ya que como pueden ver en una de las notas, la demanda de energía para otros usos sigue creciendo, y todos queremos disfrutar del confort que brinda la electricidad, pero también queremos cuidar el planeta, de modo que la reducción de potencia para iluminar libera recursos para otras aplicaciones.

En el ejemplar de Luminotecnia que tienen en sus manos encontrarán aplicaciones de los ledes en alumbrado público, en semáforos, en un centro comercial, en diferentes tipos de luminarias de aspecto todavía convencional, ledes contenidos en luminarias con forma de lámparas tradicionales, sistemas de control y una nota sobre una manera de determinar la temperatura del led.

Es interesante destacar que una importante empresa europea dedicada a la iluminación arquitectónica ha dejado totalmente de lado todo tipo de fuente de luz artificial diferente del led. Todo parece indicar que aquella profecía, por llamarla de alguna manera, de hace 10 años se está cumpliendo: poco a poco el led reemplazará a todas las demás fuentes, aunque su desarrollo requiera todavía tiempo. Hoy vemos que buena parte de los problemas iniciales se han solucionado, de modo que se pueden obtener ledes estables para las aplicaciones prácticas.

También podrán leer atractivas notas técnicas, como la relacionada al mantenimiento de una concesión vial, que va por la tercera parte de las cuatro que componen la nota, y otra sobre nuevos descubrimientos que relacionan la luz con la salud.

Como siempre, no pueden faltar  noticias sobre actividades de cámaras e instituciones amigas y actividades propias de la AADL. Entre estas últimas quiero destacar la reaparición de nuestra página de internet, ahora bajo la forma www.aadl.com.ar que les invito a visitar.

Y como ya se nos fue el año, les deseamos a todos los socios de la AADL y lectores de esta revista un feliz y próspero año 2015.

Luminotecnia N 124

La Asociación Argentina de Luminotecnia

Hace 8 años, en una reunión realizada en La Cumbre, provincia de Córdoba, para celebrar los 40 años de la fundación de la AADL, un joven ingeniero que representaba a una de las empresas líderes del mercado lanzó una pregunta que dejó muda, por unos segundos, a la audiencia, formada por lo que podríamos llamar la alta dirección de la Asociación. Como yo no estuve presente por un problema familiar, a pesar de haber pagado el pasaje, no tengo registro en mi memoria de las respuestas inmediatas que se dieron en el lugar, pero sí recuerdo que, en las posteriores reuniones de Comisión Directiva del Centro Regional Buenos Aires esa pregunta, aparentemente inocente, volvió a cobrar fuerza y todos los integrantes de aquella comisión intentamos dar una respuesta. Fue interesante, hubo muchas respuestas de acuerdo a la interpretación personal de cada uno, pero no hubo ninguna que satisficiese a todos, por lo que el interrogante quedó en el aire y la institución siguió su camino.

Hoy me lo volví a preguntar y pensé que la respuesta debía estar en los estatutos, donde se define como fin de la AADL el divulgar el buen uso de la luz. O sea, sirve para eso. Lo que cabe luego preguntarse es, primero en qué consiste el buen uso de la luz, luego qué importancia tiene ese buen uso y, finalmente, cómo se lo divulga.

Yo me contesto a mí mismo. Buen uso de la luz consiste en lograr la cantidad y calidad de luz necesaria en cada lugar de manera eficaz, o sea, utilizando la menor cantidad de recursos para lograr plenamente el objetivo.

La importancia tiene también una respuesta amplia. Por ejemplo, está demostrado que una buena iluminación mejora la calidad del trabajo, aumenta la comodidad en cualquier ambiente, jerarquiza una obra de arquitectura, aumenta la seguridad en el tránsito vehicular y la sensación de seguridad en los peatones; si la hacemos de manera eficiente, utilizando lo mejor que la técnica del momento ofrece, reducimos el gasto de energía, preservando el medio ambiente y algunas cosas más.

Para lograr el objetivo, los estatutos también nos dan pautas, que no son limitativas. Considerando la época en que fueron escritos, se habla de publicaciones y cursos, a lo que luego se agregó la revista Luminotecnia y, más en la actualidad, la página de Internet, que en 1966 ni nos imaginábamos que iba a existir.

Pero ahora me pregunto para qué les sirve la AADL a cada uno de sus integrantes.

Para un socio colectivo, una empresa, interesada en el buen uso de la luz y, por lo tanto, que comercializa buenos productos, debe beneficiarse con la elevación de la calidad de la demanda del mercado, de modo de competir con sus colegas por un mercado más redituable.

Para un socio activo, enterarse directamente a través de los socios colectivos y de otros socios activos, sobre la existencia de nuevos productos y nuevas técnicas, aprendiendo y enseñando a la vez el buen uso de la luz.

Y, no menos importante, para conocernos entre todos, cambiar opiniones, de vez en cuando pelear un poco y, juntos, mejorar en lo que está a nuestro alcance la vida de nuestros semejantes.

Para seguir en ese camino ahora mismo, los invito a leer esta edición de Luminotecnia.

Luminotecnia N 123

En defensa de las LFC

Estimados lectores de Luminotecnia, los invito a leer nuevamente el editorial que escribiera hace dos números atrás el Dr. Ing. Leonardo Assaf en defensa de las LFC. Allí menciona que el mercado argentino de las LFC ya alcanza la cifra de 60 millones de lámparas al año.

Hay un dicho popular alemán que dice: ”Al lado de toda rosa existe una espina que te pincha”, con el sentido que todo elemento positivo conlleva un aspecto negativo que tratamos de ignorar. En el caso de las LFC nos olvidamos del contenido de mercurio que lleva cada una de esas lámparas, un contenido que se vuelca al medioambiente ya sea en forma controlada o en forma totalmente accidental. El contenido de mercurio varía de lámpara a lámpara y de marca a marca, empezando con tres miligramos en las primeras marcas y de allí, para arriba.
Tanto la AADL como CADIEEL se han preocupado por este tema y han colaborado en la elaboración de lo que se llamó “La ley Filmus” de reciclado de los materiales contaminantes. Esta ley, luego de muchas horas de trabajo, ha logrado la aprobación del Senado de la Nación para luego dormir y perder estado parlamentario en alguna de las comisiones de diputados.
Debemos destacar el excelente trabajo de las empresas que importan baterías y pilas que han logrado frenar la contaminación de estos elementos gracias a una reglamentación elaborada por ellos mismos.
Desde estas humildes líneas de este editorial invito a los integrantes de la AADL, convoco a la Comisión de Iluminación de CADIEEL y a todos los importadores a trabajar nuevamente en el estudio de la ley Filmus para por lo menos salvar las buenas propuestas de esta ley con respecto a las LFC. Las generaciones futuras nos lo van a agradecer.

Luminotecnia N 122

Luminotecnia N 122

Notable aporte de la tecnología de iluminación a la sustentabilidad y la economía argentina. En defensa de las LFC

 

Cuando siento quejas de todo tipo sobre la denostada lámpara fluorescente compacta (LFC) o lámpara de bajo consumo, como popularmente se la conoce,me parece que estamos haciendo –más que una injusticiagala del peor de los gatoflorismos que se conocen, para colmo sin sustento técnico. Los beneficios del uso masivo de las LFC en la economía y medioambiente pueden demostrarse de diversas maneras. Estuve revisando estadísticas del consumo desde al año 1997 a la fecha y los resultados son asombrosos. En el año 1997 el consumo total de todos los sistemas de iluminación era de 15.200 millones de kWh (15,2 TWh), por entonces la iluminación acaparaba un cuarto (25%) de toda la energía eléctrica que se generaba, que era unos 60 TWh. Entre los años 1997y 2013 el consumo de energía se expandió un 85%, sin embargo los sistemas de iluminación demandaron al sistema de generación de energía en todo el año 2013 solo 15.100 millones de kWh, ¡prácticamente el mismo consumo de hace más de tres lustros! Por otro lado, si se considera que en el año 2010 el consumo en iluminación era de 22.000 millones de kWh, puede apreciarse que la contracción se produjo en estos últimos 3 años de vigencia de la ley 26473/08 de sustitución de lámparas incandescentes por lámparas LFC, a saber, 2011, 2012 y 2013; así la participación de la luz en el consumo total de energía que desde los noventa se mantuvo prácticamente invariable en 25% hasta 2010 fue bajando drásticamente durante el período de aproximadamente tres años que duró el recambio, pasando a 21% (2011), 16% (2012) hasta 15% en el último año (2013).
No hay dudas que eso se debió exclusivamente a la introducción forzada de la tecnología de para el reemplazo de las 160 millones de lámparas incandescentes que año a año utilizaba el mercado argentino, por 60 millones de lámparas LFC. Podemos ufanarnos los luminotécnicos que la tecnología de iluminación aporta una economía de casi 8.000 millones de kWh cada año. Lo más notable es que ese ahorro distribuye beneficios en todos y cada uno de los sectores de la sociedad. En primer lugar, al sistema interconectado argentino,menguando la escasez energética; al tesoro nacional, ahorrando divisas para la importación de los hidrocarburos necesarios para producir casi el 10% de la generación. Luego, en cada uno de los 12 millones de hogares de nuestro país, las criticadas lamparitas de bajo consumo distribuyen equitativamente, cada año, un monto de $2.400 millones de pesos, equivalentes a la energía ahorrada en las boletas de luz. Por si esto fuera poco, el alivio ambiental de dejar de generar casi 10 TWh menos de energía eléctrica, trajo aparejada evitar liberar cada año a la atmósfera 5 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), además de otras sustancias nocivas responsables de la polución ambiental, el cambio climático y la lluvia ácida, flagelos que asolan nuestro vapuleado planeta. Ni falta hace mencionar entre los beneficios los 100 millones de reemplazos de lámparas que con esta tecnología se evitan cada año.(Ésta no la vieron los apocalípticos denostadores de las LFC). Me refiero a esos actos que usuarios de todo tipo y condición social debían hacer para cambiar la lamparita que se quemó, precariamente subidos a una escalera, una silla, una mesa o cajón de manzana –que siempre temblequea- exponiendo su salud a cualquier tipo de catástrofe. Le toca el turno a la luminotecnia mover el piso de los ignorantes. ¡Regocíjense de sus beneficios!

Recomendaciones para la iluminación de locales y vidrieras

Si desea adquirir el libro, escribir a: schmidluz@yahoo.com.ar

Luminotecnia N 121

Luminotecnia N 121

2013 y 2014, novedades y desafíos

 

Hemos dejado atrás las vacaciones y volvemos a trabajar en la edición de Luminotecnia. Podemos recordar que el año 2013 nos dejó dos importantes acontecimientos: las XI Jornadas sobre Luminotecnia, realizadas con una excelente organización por parte del Centro Regional Noroeste, ya comentadas en la anterior edición de esta revista, y el Congreso Técnico de la BIEL, realizado en Buenos Aires, con la activa participación de la AADL en la organización.
Como era de esperar, en el Congreso se habló mucho sobre la utilización de LEDs en el alumbrado. Se oyeron conferencias que los elogiaron abiertamente, otras que admitieron al LED como la fuente de iluminación del futuro pero que todavía tiene mucho que mejorar y algunas dejaron ver que por ahora el LED es una fuente más a tener en cuenta al elegir una fuente de luz artificial, pero no es la única. A mi entender, quedó claro que si bien el LED ya está presente de manera importante, todavía estamos lejos de saber cuáles habrán de ser  las formas más usuales de aplicación y todavía dará mucho trabajo a los investigadores, tanto en el desarrollo de las lámparas, sus equipos, las luminarias y los diseños de instalaciones.
Y el año 2014 comienza con buenas noticias para nuestra actividad. En primer lugar, tenemos la realización de la XII Luxamérica en Brasil durante el mes de agosto. En segundo lugar, el Centro Regional Cuyo se ha comprometido a organizar las XII Jornadas Argentinas sobre Luminotecnia en el año 2015.
En tercer lugar, se ha incorporado un nuevo socio a la AADL. Esto no parece ser una noticia especial, constantemente entran nuevos socios y se retiran otros, pero en este caso se trata de un socio my especial: la Cámara Argentina de la Industria Eléctrica, Electrónica, Luminotécnica y de Telecomunicaciones (CADIEEL). Dicha cámara agrupa a toda la industria argentina de los sectores mencionados, y con ella es que nuestra Asociación viene manteniendo un estrecho contacto desde hace algunos años, complementándose en las tareas y objetivos. La AADL es una entidad académica que tiene como objetivo difundir el buen uso de la luz, la cámara el de defender los intereses de  las empresas argentinas.
Siendo la cámara una entidad esencialmente gremial, con importantes contactos políticos, ha logrado imponer algunas condiciones legales favorables a la industria argentina, para lo cual la AADL le ha prestado colaboración, por ejemplo mediante la participación ad-honorem de sus ingenieros en la elaboración de las especificaciones técnicas para el PRONUREE (Programa Nacional de Uso Racional de la Energía Eléctrica), además de la ya mencionada participación en la organización y desarrollo del Congreso Técnico de BIEL y en el jurado del Premio ELI, administrado también por CADIEEL.
El anuncio formal fue hecho en ocasión del brindis de fin de año en CADIEEL, en una especie de “Reunión Cumbre” de presidentes, de la que participaron el Ing. Luis Schmid, presidente de la AADL, el Mg Lic. Hugo Magnota, presidente de la Comisión de Iluminación de CADIEEL y el Ing. Jorge Cavanna, presidente de CADIEEL.
La cámara ha ofrecido sus instalaciones para que la AADL pueda realizar sus reuniones, de modo que muchos de nuestros lectores podrán encontrarse alguna vez allí.
Y ahora los invito a disfrutar de esta nueva edición de Luminotecnia.

Hugo Allegue
Coordinador editorial

Mas Vistos

Stats

eXTReMe Tracker