header-03

Presentación del Plan Director o Regulador Municipal del Alumbrado Público en el 2° Simposio Luminotécnico

El Ingeniero Ignacio M. Luna, actual vicepresidente de la AADL Regional Cuyo, presentó el Plan Director o Regulador Municipal del Alumbrado Público en el segundo Simposio Luminotécnico realizado en Villa Mercedes, San Luis. Dicha exposición produjo una gran atención en los presentes y tuvo un per¿l innovador, ya que no se escucharon solamente palabras técnicas o propias del área de la ingeniería sino que las explicaciones apuntaron al entendimiento y Presentación del Plan Director o Regulador Municipal del Alumbrado Público en el 2° Simposio Luminotécnico combinaron el contenido del plan con ejemplos prácticos e imágenes de obras proyectadas y ejecutadas por el citado profesional. Como consecuencia, el ingeniero captó la atención de los operarios del servicio de alumbrado público, técnicos, ingenieros, funcionarios de turno y del público en general. Al ¿nal de la charla, muchos asistentes coincidieron con los contenidos, el desarrollo del tema y con los numerosos ejemplos que hacen que este plan se potencialice cada vez más, ya que representa una guía a seguir desde lo legal hasta lo operativo. Tal fue el interés que despertó la presentación que los participantes solicitaron a las autoridades la realización de una charla que aborde la temática del alumbrado público y, muy especialmente, el Plan Director o Regulador Municipal de Alumbrado Público.

Primera charla-debate de la AADL

El día 23 de septiembre se realizó en COPIME la primera charladebate del ciclo “Luz 2014”, organizada por la regional de Capital Federal y Gran Buenos Aires de la AADL. La misma, titulada “Calidad en iluminación de emergencia”, reunió a los principales fabricantes de equipos de iluminación de emergencia del país. Participaron de la mesa-debate: Ricardo García, de Atomlux, Mariano Arcuschin, de Gamasonic, y Primera charla-debate de la AADL Gustavo Alonso Arias, de Industrias Wamco. El objetivo fue debatir acerca de las normas vigentes y de cómo armar un proyecto, seleccionar equipos y diferenciar la calidad frente a luminarias importadas de bajo costo. El público asistente constó de instaladores, empresas de iluminación, empresas distribuidoras de materiales eléctricos, consultores de iluminación, empresas de servicios, proyectistas, empresas de ingeniería, etc. La exposición de las principales fábricas argentinas de productos de iluminación de emergencias, fue enriquecida con los profesionales que aportaron casos prácticos para la elección correcta del sistema. Industrias Wamco, por su parte, destacó los puntos básicos para la realización de un proyecto de alumbrado de emergencia y los principales ítems a considerar según las normas vigentes AADL-IRAMJ2027 e IRAM 10005/II. Entre los mismos se puede destacar: • Determinar las vías de evacuación junto a los responsables de seguridad e higiene. • Colocar en los puntos clave los señalizadores para guiar a los ocupantes hacia las vías de escape del edificio. • Iluminar y señalizar los puntos de accionamiento de alarmas y equipos de extinción de incendios. • Proveer de iluminación de escape de ambientes. A continuación, se diferenciaron los tipos de alumbrado de emergenAADL cia obligatorios y los de tipo opcional y se debatió sobre cómo asegurar el nivel mínimo de iluminación de 1 lux a nivel de piso previsto en la norma , comparable a la iluminancia producida por el reflejo de la luz de la luna llena en una hoja de papel blanco sobre el pavimento. Asimismo, se definieron los distintos tipos de luminarias y equipos, a saber: autónomos (con batería incorporada), no autónomos (para uso con batería centralizada), permanentes y no permanentes, tanto para lámparas fluorescentes o de leds. Un punto destacado de la norma IEC60598-2-22 fue el de la vida útil mínima exigible de la batería a utilizar (4 años mínimo), ya que un equipo de emergencia se utiliza como iluminación de evacuación en caso de siniestros y debe estar disponible durante un período prolongado. La importancia de este punto radica en que se importan miles de luminarias con baterías del tipo plomo cuya característica es la autodescarga. Esto hace que, una vez salidas de fábrica, pierdan capacidad y, al no ser instaladas o recargadas dentro un período de 2 ó 3 meses de su fabricación, la descarga tenga un efecto irreversible ya que no se recupera la plena carga y obliga a su reemplazo. A su turno, Gamasonic presentó la realización del plan de evacuación con la colocación sobre el plano de los indicadores de salida de tipo permanente y de salida de emergencia, no permanente y la ubicación de las luminarias, espaciamiento, etc. Dentro de los puntos detallados, la empresa explicó sobre el marcado obligatorio de luminarias según la norma IEC60598-2-22 y la realización de las pruebas en planta sobre superficies no inflamables (punta incandescente) que realiza en los productos de su fabricación, como también las pruebas de rigidez dieléctrica. Para finalizar, Gamasonic resaltó la variedad de productos que produce como, por ejemplo, luminarias de led con diversos diseños para adaptar a distintos ambientes arquitectónicos. Por último, Atomlux, en línea con todo lo planteado previamente, destacó la variedad de productos de su fabricación, desde luminarias de led hasta equipos para incorporar a luminarias de tipo fluorescente o led que convierten a una luminaria de uso normal en una de tipo permanente, es decir, normal y de emergencia. A su vez, producen señalizadores conforme a la norma IRAM10005/II y equipos con reflectores de led para una autonomía prolongada. En el debate final se pudieron plantear los siguientes puntos: • Período de garantía: se sugiere mínimo un año para la batería y algunas empresas ofrecen dos años por el resto del producto. • Equipos para ambientes antiexplosivos: se sugiere que se fabriquen con batería de Ni-Cd cuidando la temperatura de trabajo. • Tipo de batería: fue un punto de debate ya que, como se indicó antes, las baterías del tipo plomo-gel se despachan cargadas de fábrica y luego comienza su auto-descarga hasta que son instaladas. Las de Níquel-cadmio, comienzan su ciclo de vida con la primera carga al ser instaladas. Es decir, mientras las primeras (utilizadas en los equipos importados de bajo costo) llegan ya con las baterías descargadas y deberán reemplazarse, pues una vez descargadas por debajo del mínimo no toman carga nuevamente, las de Ni-Cd (más costosas) no sufren con el transporte pero, al ser más costosas, no se utilizan en esos equipos. Las baterías de plomo sipueden utilizarse en productos de fabricación local, ya que los mismos realizan la carga en un período cercano a su utilización. • Colores de carteles de señalización: se debatió el punto de la norma que indica que los mismos deben poseer letras en color blanco sobre fondo verde según la norma IRAM 10005/II, que es el contraste óptimo para poder identificar los pictogramas en contraste con cualquier color de fondo, evitando así la confusión ante una necesidad de evacuación inmediata del establecimiento.

Luminotecnia N 125

El uso del led sigue avanzando

Viendo un programa de preguntas y respuestas en televisión me enteré que la Real Academia Española de la Lengua estableció que el plural de LED es ledes. Posiblemente un dato menor para quienes trabajamos en la luminotecnia, pero que muestra que su presencia es cada día mayor. Prácticamente no se desarrollan otro tipo de fuentes y el desafío actual es el desarrollo de nuevas formas de iluminar, nuevas luminarias, nuevas definiciones de fotometrías, aplicaciones dinámicas en iluminaciones de todo tipo, ledes de mayor potencia unitaria y vaya a saber cuántas cosas más que ni siquiera se nos han ocurrido hasta ahora, pero que con el tiempo irán apareciendo. Se hace camino al andar, decía el poeta. Lo que no ha cambiado desde hace tiempo es la tendencia de la comunidad luminotécnica a desarrollar productos de mayor duración, con  mejores características cromáticas y, como siempre, mayor eficiencia energética, ya que como pueden ver en una de las notas, la demanda de energía para otros usos sigue creciendo, y todos queremos disfrutar del confort que brinda la electricidad, pero también queremos cuidar el planeta, de modo que la reducción de potencia para iluminar libera recursos para otras aplicaciones.

En el ejemplar de Luminotecnia que tienen en sus manos encontrarán aplicaciones de los ledes en alumbrado público, en semáforos, en un centro comercial, en diferentes tipos de luminarias de aspecto todavía convencional, ledes contenidos en luminarias con forma de lámparas tradicionales, sistemas de control y una nota sobre una manera de determinar la temperatura del led.

Es interesante destacar que una importante empresa europea dedicada a la iluminación arquitectónica ha dejado totalmente de lado todo tipo de fuente de luz artificial diferente del led. Todo parece indicar que aquella profecía, por llamarla de alguna manera, de hace 10 años se está cumpliendo: poco a poco el led reemplazará a todas las demás fuentes, aunque su desarrollo requiera todavía tiempo. Hoy vemos que buena parte de los problemas iniciales se han solucionado, de modo que se pueden obtener ledes estables para las aplicaciones prácticas.

También podrán leer atractivas notas técnicas, como la relacionada al mantenimiento de una concesión vial, que va por la tercera parte de las cuatro que componen la nota, y otra sobre nuevos descubrimientos que relacionan la luz con la salud.

Como siempre, no pueden faltar  noticias sobre actividades de cámaras e instituciones amigas y actividades propias de la AADL. Entre estas últimas quiero destacar la reaparición de nuestra página de internet, ahora bajo la forma www.aadl.com.ar que les invito a visitar.

Y como ya se nos fue el año, les deseamos a todos los socios de la AADL y lectores de esta revista un feliz y próspero año 2015.

Luminotecnia N 124

La Asociación Argentina de Luminotecnia

Hace 8 años, en una reunión realizada en La Cumbre, provincia de Córdoba, para celebrar los 40 años de la fundación de la AADL, un joven ingeniero que representaba a una de las empresas líderes del mercado lanzó una pregunta que dejó muda, por unos segundos, a la audiencia, formada por lo que podríamos llamar la alta dirección de la Asociación. Como yo no estuve presente por un problema familiar, a pesar de haber pagado el pasaje, no tengo registro en mi memoria de las respuestas inmediatas que se dieron en el lugar, pero sí recuerdo que, en las posteriores reuniones de Comisión Directiva del Centro Regional Buenos Aires esa pregunta, aparentemente inocente, volvió a cobrar fuerza y todos los integrantes de aquella comisión intentamos dar una respuesta. Fue interesante, hubo muchas respuestas de acuerdo a la interpretación personal de cada uno, pero no hubo ninguna que satisficiese a todos, por lo que el interrogante quedó en el aire y la institución siguió su camino.

Hoy me lo volví a preguntar y pensé que la respuesta debía estar en los estatutos, donde se define como fin de la AADL el divulgar el buen uso de la luz. O sea, sirve para eso. Lo que cabe luego preguntarse es, primero en qué consiste el buen uso de la luz, luego qué importancia tiene ese buen uso y, finalmente, cómo se lo divulga.

Yo me contesto a mí mismo. Buen uso de la luz consiste en lograr la cantidad y calidad de luz necesaria en cada lugar de manera eficaz, o sea, utilizando la menor cantidad de recursos para lograr plenamente el objetivo.

La importancia tiene también una respuesta amplia. Por ejemplo, está demostrado que una buena iluminación mejora la calidad del trabajo, aumenta la comodidad en cualquier ambiente, jerarquiza una obra de arquitectura, aumenta la seguridad en el tránsito vehicular y la sensación de seguridad en los peatones; si la hacemos de manera eficiente, utilizando lo mejor que la técnica del momento ofrece, reducimos el gasto de energía, preservando el medio ambiente y algunas cosas más.

Para lograr el objetivo, los estatutos también nos dan pautas, que no son limitativas. Considerando la época en que fueron escritos, se habla de publicaciones y cursos, a lo que luego se agregó la revista Luminotecnia y, más en la actualidad, la página de Internet, que en 1966 ni nos imaginábamos que iba a existir.

Pero ahora me pregunto para qué les sirve la AADL a cada uno de sus integrantes.

Para un socio colectivo, una empresa, interesada en el buen uso de la luz y, por lo tanto, que comercializa buenos productos, debe beneficiarse con la elevación de la calidad de la demanda del mercado, de modo de competir con sus colegas por un mercado más redituable.

Para un socio activo, enterarse directamente a través de los socios colectivos y de otros socios activos, sobre la existencia de nuevos productos y nuevas técnicas, aprendiendo y enseñando a la vez el buen uso de la luz.

Y, no menos importante, para conocernos entre todos, cambiar opiniones, de vez en cuando pelear un poco y, juntos, mejorar en lo que está a nuestro alcance la vida de nuestros semejantes.

Para seguir en ese camino ahora mismo, los invito a leer esta edición de Luminotecnia.

Luminotecnia N 123

En defensa de las LFC

Estimados lectores de Luminotecnia, los invito a leer nuevamente el editorial que escribiera hace dos números atrás el Dr. Ing. Leonardo Assaf en defensa de las LFC. Allí menciona que el mercado argentino de las LFC ya alcanza la cifra de 60 millones de lámparas al año.

Hay un dicho popular alemán que dice: ”Al lado de toda rosa existe una espina que te pincha”, con el sentido que todo elemento positivo conlleva un aspecto negativo que tratamos de ignorar. En el caso de las LFC nos olvidamos del contenido de mercurio que lleva cada una de esas lámparas, un contenido que se vuelca al medioambiente ya sea en forma controlada o en forma totalmente accidental. El contenido de mercurio varía de lámpara a lámpara y de marca a marca, empezando con tres miligramos en las primeras marcas y de allí, para arriba.
Tanto la AADL como CADIEEL se han preocupado por este tema y han colaborado en la elaboración de lo que se llamó “La ley Filmus” de reciclado de los materiales contaminantes. Esta ley, luego de muchas horas de trabajo, ha logrado la aprobación del Senado de la Nación para luego dormir y perder estado parlamentario en alguna de las comisiones de diputados.
Debemos destacar el excelente trabajo de las empresas que importan baterías y pilas que han logrado frenar la contaminación de estos elementos gracias a una reglamentación elaborada por ellos mismos.
Desde estas humildes líneas de este editorial invito a los integrantes de la AADL, convoco a la Comisión de Iluminación de CADIEEL y a todos los importadores a trabajar nuevamente en el estudio de la ley Filmus para por lo menos salvar las buenas propuestas de esta ley con respecto a las LFC. Las generaciones futuras nos lo van a agradecer.

Mas Vistos

Stats

eXTReMe Tracker